¿MARCHA ATRÁS DEL GOBIERNO?

La Plataforma, ante las noticias relativas a una supuesta marcha atrás del Gobierno en su promesa electoral de democratizar el sistema de elección de miembros del Consejo General del Poder Judicial, ha emitido un comunicado cuyo texto íntegro es éste :

 COMUNICADO DE LA LA PLATAFORMA      

En relación con la información aparecida hace unos dias en prensa (y no desmenida oficialmente) según la cual el  Ministro de Justicia ha tomado la decisión de dar marcha atrás a su inicial proyecto de reformar la Ley Orgánica del Poder Judicial para restituir a los jueces la elección de los 12 vocales de procedencia judicial del Consejo General del Poder Judicial, optando, por tanto, por seguir manteniendo el mismo estatus de designación política partidista actualmente existente, la PLATAFORMA CÍVICA POR LA INDEPENDENCIA JUDICIAL no solo lamenta y reprueba profundamente este repentino cambio de rumbo sino que además se considera en el deber ético de denunciarlo públicamente por las siguientes razones:    Sigue leyendo

Marcador

La enfermedad de la justicia española

La magistrada Gemma Vives ha autorizado la publicación en la página de la Plataforma de una carta abierta enviada a la “Extranet” (foro interno de los jueces españoles) donde muestra el malestar de la judicatura ante la actual crisis institucional y social. He aquí su texto íntegro:

Buenas tardes,

Me resistía a escribir desde hace muchos meses porque cuando no se tiene nada que aportar es mejor guardar un prudente silencio. El hartazgo tampoco ayuda mucho con la tarea. Pero leo todo lo que se escribe y voy pulsando la enfermedad de la Carrera. Es una enfermedad grave que nos viene dando síntomas desde hace años. Pusimos una buena escayola allá por el 2008 y luego un par de vendas algo flojas. Hasta hoy.

Me cae la cara de vergüenza leyendo a compañeros que lo están pasando muy mal (no sabe, Sr. Ministro, qué mal se puede llegar a pasar cuando a fin de mes no hay lo que tiene que haber y encima te has pasado media vida estudiando para lograr lo contrario) y me percato de lo jóvenes que son la mayoría. No quiero ofender a nadie a estas alturas del cuento chino pero me asalta una duda…salvo unas escasas, dignas, honrosas excepciones….en las Audiencias, TSJ y demás…la que está cayendo les pilla con paraguas o ¿acaso tienen una piel diferente? Es que no lo entiendo. Leía hace poco el triste correo de un compañero próximo a la jubilación y del sonrojo tuve que cerrar este trasto. Sigue leyendo

TORMENTA JUDICIAL

Adelantamos en la página web de la Plataforma la editorial de la última entrega de la revista judicial Tempus Octobris, sobre la dimisión del Presidente del Consejo y los recortes en la función pública.

LA DIMISIÓN DEL PRESIDENTE DEL CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL

            El 21 de junio del año 2012 el Excelentísimo señor don Carlos Dívar renuncia como Presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial. La mayor autoridad judicial del Reino hace mutis entre los abucheos generales. ¿Por qué tanta saña? No se han recabado responsabilidades criminales. Eso sí, se han regodeado descendiendo a las nefandas cloacas del rumor, rebuscando suciamente entre la más íntima privacidad. Para algunos es un indecoroso episodio de una vendetta política. No entraremos en semejantes reyertas palaciegas. Solamente nos fijaremos en un detalle: el máximo desprestigio del Consejo coincide con el de su máxima politización. Ese es el mensaje del Manifiesto y de la Plataforma Cívica por la Independencia Judicial. ¿Querrán oírlo?

LOS RECORTES A LOS EMPLEADOS PÚBLICOS 

            Los funcionarios españoles aguantan una ofensiva en todos los frentes: pérdida de la paga extraordinaria,  supresión de permisos… Fortificados en la propiedad de su plaza, son para muchos el chivo expiatorio ideal, al no sufrir el temor de verse de patitas en la calle de un día para otro: ¡que se sacrifiquen por los demás ¡ Sin embargo, pocos reparan en que, durante los años de la locura inmobiliaria, nadie los sentó a la pringosa mesa de los suculentos beneficios, en ese atracón donde se atiborraron hasta reventar, desde el promotor inmobiliario hasta el albañil; tampoco los especuladores bancarios compartieron con ellos los réditos de unas inversiones demenciales que desembocaron en el más calamitoso de los fracasos. Ahora, en cambio, se les exige que aguanten la vela de otros. Y, entre ellos, como a los demás, a los jueces. ¿Cómo a los demás? No es exactamente lo mismo: sin independencia económica no hay independencia judicial.