¿Qué es la Plataforma?

Un grupo de juristas preocupados por la espiral de politización y pérdida de independencia de la justicia española constituyó en Madrid el 14 de mayo del año 2011 la denominada Plataforma Cívica por la Independencia Judicial. Presididos por el prestigioso catedrático Andrés de la Oliva Santos, designaron como Secretario General de la formación al magistrado de Granada, Ernesto Carlos Manzano expresaron su voluntad de retomar el espíritu reivindicativo que animó en marzo del año 2010 a más de 1.400 jueces españoles a firmar el Manifiesto por la despolitización e independencia judicial.

Plataforma Cívica por la Independencia Judicial no tiene otra finalidad que la de luchar por mejorar el estado de la Administración de Justicia y garantizar su plena independencia eliminando cualquier atisbo de politización dentro del Poder Judicial.

Los miembros fundadores de la Asociación son jueces, juristas y otros profesionales de muy plurales signos ideológicos pero plenamente coincidentes en la preocupación por la crítica situación en que se encuentra el Poder Judicial en nuestro país. Por ello, y porque la preocupación no podía seguir siendo una lamentación pasiva, estos profesionales han constituido la Asociación llamada Plataforma Cívica por la Independencia Judicial. Es una asociación de carácter transversal y no profesional, plural, democrática y absolutamente independiente de los poderes públicos y organizaciones políticas, sindicales, empresariales o de cualquier otra índole cuya actividad vaya estrictamente encaminada a esa finalidad mediante la consecución de los siete objetivos básicos proclamados en el Manifiesto por la Despolitización y la Independencia Judicial y de cualesquiera otros que sirvan o coadyuven a esa misma meta.

Marcador

2 pensamientos en “¿Qué es la Plataforma?

  1. Buenas tardes.
    Ayer asistí como invitado a la conferencia-coloquio que planificada por la Plataforma Jóvenes Abogados de Madrid, se celebró en el Colegio de Abogados. No he podido por menos que comentar esta extraordinaria conferencia a cuatro. La fuerza expositiva ha sido demoledora.
    Cuando ayer tarde escuche con atención los argumentos de todos los componentes de la mesa a propósito de esta reforma infame de la L.E.C. y de la L.O.P.J. quedé gratamente muy satisfecho por la claridad, sinceridad, compromiso, valor y dignidad con la que se expresaron todos los ponentes. ¡Qué maravilla ver a jueces, fiscales y abogados de acuerdo en la defensa de la independencia judicial! Observé una llamada de socorro a la sociedad por parte de Jesús Villegas para apoyar la defensa de esta profesión tan digna de jurista y del imperio de la Ley por encima de los manejos del poder. No he conocido una lucha tan encarnizada y vergonzosa por el control de la justicia como la actual. He visto en la mirada profunda de Jesús a ese juez que busca la verdad e independencia con cierta vehemencia que le honra, porque cree en ellas y porque otra cosa iría en contra de sus valores democráticos. Recuerdo otras miradas similares en jueces argentinos y chilenos que buscaron la verdad de hechos lamentables y siniestros de su reciente história política. Y de aquel juez inglés que se atrevió con la detención de Pinochet, por cierto, en contra de los criterios “polìticos”, que no jurídicos de un impresentable fiscal de la Audiencia Nacional.
    Pues claro que es preciso, según puedo leer en Estatutos de esta Plataforma Civica, que los jueces manifiesten su opinión y expliquen a los ciudadanos su función Publica en estos momentos de zozobra social y política. No puede ser de otra forma. Si el poder ejecutivo y legislativo pueden opinar libremente, sin trabas, con protección especial como aforados, no se puede entender que los jueces solo “hablen mediante las sentencias”, como se dice con frecuencia desde instancias del poder ejecutivo. No es posible tener amordazados a profesionales cualificados, cultos y merecedores del respeto y consideración ciudadana. Tienen mucho que decir y no pueden ser de ninguna forma un poder en la sombra al margen de la realidad social.
    Que puedo decir sino elogios de Eloy Velasco, que nos llevó en profundidad y de forma vibrante a los verdaderos propósitos de esta vergonzosa e inquisitorial reforma, donde principios como el derecho a la tutela judicial, al juez no prevenido y en resumen un cambio de conceptos donde el sistema acusatorio español queda por los suelos, llevándonos a una inseguridad jurídica insostenible. Me pregunto si no deberé acudir de nuevo a la facultad para matricularme el próximo curso de la asignatura de Procesal II que acabo de aprobar, pues de lo aprendido no voy a usar ni la mitad.
    Sobre Ignacio no puedo sino hacer una especial mención a su trabajo en la Audiencia Nacional. ¡Que palabra tan bonita: “indómito”! El que no se deja dominar, el que no se doblega, el que aguanta con dignidad las presiones del poder. Pues no pudieron adjetivar mejor su trabajo. Algún Juez por todos conocido no ha logrado a pesar de su lucha, soportar el embate despiadado del poder y de grupos políticos en la sombra que al amparo del retorcimiento de algunas leyes y con criterios falaces y en sentencias poco ortodoxas, lo han expulsado de la carrera.
    Que en estos momentos Ignacio abandere una profunda reforma en las practicas del Colegio de Abogados dando entrada a nuevos aires con estos magníficos compañeros jóvenes me parece una acción honorable y gratificante. Tiene razón al comentar que la independencia no existe. Existen muchos ejemplos. Cómo podemos entener si no, que se haya cambiado de Juez de Instrucción 8 veces en el caso del expresidente de la Diputación de Castellón. Si si, de ese Sr. al que le toca la Lotería tanto. No lo sabemos, pero podemos imaginar las presiones a las que quizás habrán podido someter a los jueces de esa jurisdicción y obligado a emigrar a otros juzgados y evidentemente no consiguiendo sus objetivos miserables.
    Tengo pensado colegiarme este mismo mes, pues entiendo que debo participar de forma activa en la defensa de los derechos y libertades que están ahora en entredicho en este País. Creo que es hora de defender de forma contundente esta profesión que está siendo atacada y denostada por grupos financieros, políticos y sociales que no entienden ni les conviene entender los principios en los que se basa el estado de derecho y lo quieren destruir o al menos dominar.
    El caso de Jose Antonio es intolerable.Tratar de someter a su antojo por parte de un superior, y de forma tan malvada la acción de un fiscal ejemplar me parece una practica mafiosa. Respecto a sus explicaciones sobre la reforma no añado ni una coma. Todos debemos remar a favor de la corriente que dé al traste con esta pretensión de controlar el poder judicial.
    Evidentemente que son ciertas las artimañas que ha negado el Sr Rajoy. En sus mensajes de teléfono en favor de Barcenas lo dijo con claridad: “ESTAMOS HACIENDO LO POSIBLE”. Las tenemos delante en esta reforma. Acudió a las elecciones como Berlusconi, para salvar la cara en las posibles responsabilidades políticas y penales suyas y de todo su partido por el caso GURTEL. Primero facilitando el “blanqueo legal” del dinero evadido de muchos de los implicados y ahora tratando de modificar a su antojo los principios fundamentales de nuestro sistema judicial para tratar de favorecer una salida airosa.
    Quiero dar la enhorabuena a Juan Gonzalo por su tenacidad en la consecución de los objetivos de este joven grupo de abogados jóvenes que tiene un gran futuro y todo nuestro apoyo y por lo que he observado también del Colegio.
    Resumiendo, una jornada de extraordinario valor que me ha ratificado en la idea que tenía de la gran mayoría de nuestros jueces y fiscales. Su entrega en defensa de valores democráticos con la ética como fundamento de su ejercicio profesional.
    Por supuesto, pienso afiliarme a esta Plataforma para apoyar de forma humilde pero con todas mis fuerzas sus objetivos estatutarios.
    También participaré en el primer premio de ensayo que acaban de convocar sobre la politización de la justicia.
    Muchas gracias por abrirme una puerta a la esperanza.
    Carlos J. Cuadrado.

  2. La importancia de una nueva estructura judicial es la mejora de un país que pretende ser democrático e imparcial denota la importancia que se le da al derecho jurídico es ahí en donde se puede superar las contradicciones y lograr una justicia expedita y democrática

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *